Vergüenza? Más que vergüenza…

Ayuda a la investigación contra los tumores cancerosos infantiles

Vergüenza? Más que vergüenza…

11 noviembre, 2019 Notícia bloc 0

A veces cuando tienes un tropezón o daño colateral de la enfermedad o del tratamiento, tardas unos días en saber de que se trata y a veces hasta que no vas al CAI o urgencias para que te revisen no sabes de que se trata. Yo no soy médico y por mucho que me hable el cuerpo no siempre sabes interpretar sus señales. Por ejemplo, el último daño colateral que tengo, el líquido en la pleura del pulmón, el primer día que decido ir al CAI fue porque no podía más. Hacia días que casi no me movilizaba por cansamiento y aquel día llegué al punto que comer un bikini era complicado, me ahogaba. Era un esfuerzo excesivo. Entonces fui dos días seguidos a sacar líquido y desde entonces me han sacado unos 6 litros y pico.

Yo considero este daño colateral como importante, ya que el líquido tiene actividad de células malignas, por lo que cuanto antes se solucione, menos afectación tendré en el pulmón. Teoría de un enfermo.

Total, que el viernes pasado a las 6:30h de la mañana ingresé en el hospital para operarme al igual que otras personas venidas de distintos rincones de Cataluña con los que coincidí en admisiones. De aquí nos llevaron a la sala de pre-operatorio, donde me rasuran y me hacen poner la vestimenta de quirófano y a esperar. Al cabo de un rato nos dicen que en la noche ha habido dos transplantes y que iremos con retraso o quizás alguno se quede sin operar. Al rato me viene a buscar el camillero para ir a quirófano, “guay me operan!” me despido de Mònica y de mi madre, pero pasadas dos puertas más, al llegar al acceso de quirófanos me dicen que no, que vuelva a la sala donde estaba.

“Buff que rollo”, rumores y más rumores. Unas horas después nos comunican que por el trabajo nocturno de los dos trasplantes ahora no hay suficiente personal. Disponía del médico, pero no había anestesistas ni equipo de enfermería. Si, si, tal como leéis, Barcelona, Hospital de Vall Hebron, mes de noviembre no agosto y no hay equipo el necesario para operar en un hospital que no para de ponerse medallas por los éxitos conseguidos (la mayoría con financiación de empresas o particulares, no del gobierno) y dicen que es el quinto hospital de España y de los dos mejores en oncología.

Hacía tiempo que quería escribir al respecto, pero me mordía la lengua porqué es como si estuviese en deuda con el hospital que me salvo la vida en el 2016. Pero hasta aquí hemos llegado. Ya sé que soy un enfermo. Cuando voy al hospital voy como enfermo pero cuando salgo, como paciente. Cada semana que tengo visita con la oncóloga tengo una hora mínima de visita y he llegado a tener hasta tres horas muchas veces. El otro día mismo para hacer la visita con el anestesista y un electrocardiograma me tuvieron desde las 9h hasta la 13:00h y tanto da si te encuentras bien o estás mal.

La palabra paciente seguro que se invento en los primeros recortes, porqué la culpa no es de quién está en el hospital, ni mucho menos. Aquella gente no puede hacer más de lo que hace. A mí nunca me ha gustado la política y son pocas las veces que he votado, porqué nunca he creído en ellos. La culpa es de la gente que no ha tenido experiencias cercanas a un hospital y encima tienen poder. Es aquella gente que se hacen llamar políticos cuando son unos manipuladores disfrazados de políticos para conseguir el poder y conseguir lo mejor para su partido al precio que sea.

Como ya he dicho no me ha gustado nunca la política y los escucho poco ya que nunca les oigo hablar de sanidad o de I+D, que triste que es.

¿Sabéis que pasa? Que si un día uno de ellos o un hijo suyo se pone enfermo, no irán al Vall Hebron ni al Ramón y Cajal. Se irán al extranjero, seguro. Porqué saben que en el extranjero hay más opciones que aquí. La sanidad no es un tema prioritario para los políticos y es muy triste todo ello, vergonzoso y más que vergonzoso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *