Tozudo

Ayuda a la investigación contra los tumores cancerosos infantiles

Tozudo

28 septiembre, 2019 Notícia bloc 0

Ser tozudo creo que viene dentro de los genes, aunque es algo que si pones de tu parte puedes hacer evolucionar. ¿Es bueno? ¿Es malo? Es parte del carácter. En muchos momentos creo que es bueno, aunque yo soy tozudo y muchas veces me lleva problemas ya que de la tozudez pasas a cerrarte y no querer ver o contemplar otras opciones. Pero con la enfermedad creo que me ayuda bastante el ser tozudo.

En este inicio de tratamiento al igual que con los anteriores, las primeras semanas, las primeras sesiones cuestan. Cuestan en todos los sentidos. Físicos y anímicos es como estar abajo de la montaña rusa con túnel incluido. Tu no tienes todo el poder de hacer subir la montaña rusa. En esos momentos es dónde se convierte en una gran facultad el ser tozudo. Aún teniendo esta «facultad», he vuelto a perder peso y encontrarte cerca de tus límites ya hace pensar más de la cuenta en todo lo que estás viviendo.

Tampoco tiene que ser fácil convivir con alguien tozudo de nacimiento. En algunos momentos se puede convertir en un motivo extra de sufrimiento. Lo comprendo, pero no lo puedo evitar.

Si todo va bien pasado mañana llevaré un pequeño gran reto para mí. No lo había anunciado antes por prudencia ya que si no podía hacerlo la decepción era sólo para mí también. El pequeño gran reto es una pedalada de 40 km que para alguien buenas condiciones es algo fácil, pero para mí tal como estoy actualmente es un reto. Tomaré un extra de corticoides para no dar protagonismo al dolor e intentaré volver a disfrutar de una “competición” ciclista. Conozco los riesgos y ya los he hablado con los médicos. El mayor riesgo soy yo y no la montaña ni la bicicleta. La tozudez y la ilusión me lleva a realizar esto ya que creo que merezco disfrutar de una mañana al mismo tiempo que romper mis rutinas me ayudará a reforzarme anímicamente.

El overbooking del hospital de día me atrasó dos días la última sesión, con lo que llego sin hacer limpio todavía. Pero tampoco me presento para ganar, me presento para disfrutar. Para volar fuera del hospital i de las rutinas. Ahora que todavía puedo y lo necesito más que nunca.

Y tampoco estoy tan mal anímicamente. El pasado viernes me reuní con Editec Servicios Editoriales. Una empresa del sector editorial que ya han hecho gestos de solidaridad con otras causas. Ellos han decidido ayudar-me, y mucho, en la maquetación i edición del libro, cosa que es de agradecer. Dicen que es su manera de colaborar con del Hospital a la Catedral. Me da una gran alegría este gesto que me va a permitir acabar una actividad más del proyecto. Pero esta actividad es especial para mí. No es una más y basta. El libro me ilusiona ya que nunca hubiese pensado antes de que escribiría un libro. Quizás también le tengo que dar las gracias a mi amante llamado cáncer ya que sin él esto no estaría encima de la mesa. Y algún seguidor/a de este blog que me dio un empujoncito para acabar de decidirme.

Paralelamente también tengo el OK del Banc de Sang i Teixits de Cataluña, para hacer una gran presentación en su sede, creo que es el sitio idóneo para hacer la presentación, ya que sin su trabajo y sin la solidaridad de sus “clientes” ni el libro ni yo estaríamos aquí y así lo dejo plasmado en el capítulo 11 (hermanos de sangre). No hay fechas aunque ya puedo asegurar que será antes de acabar el año. ¡No más spoilers!

Una vez más, no me cansaré de repetir-lo. Gracias EDITEC y gracias Banc de Sang y más todavía a todos los donantes, estoy en deuda con vosotros, esto os lo debía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *