Suma y sigue

Ayuda a la investigación contra los tumores cancerosos infantiles

Suma y sigue

20 mayo, 2019 Notícia bloc 0

Esta semana pasada ha sido eufórica para mí ya que el martes hicimos la entrega del dinero al VHIR. Lo digo en plural porque vuestro dinero os representaba y también porque me acompañaron la mayoría de los que me han ayudado con el proyecto desde el primer día, involucrándose económica y personalmente.

Estoy muy contento de haber conseguido la cifra para empezar el estudio de tumores pediátricos del sistema nervioso y contento de que mi proyecto haya animado a Pulseras Candela a continuar colaborando los próximos 2 años para poder mantener abierta la línea de investigación, al menos hasta el 2021. Esperamos buenos resultados tal como auguran los investigadores! Muchas gracias a todos!

¿I ahora qué? Pues… nada de nuevo, más de lo mismo. Casi estamos como al inicio de todo. Yo todavía estoy enfermo y tengo para mucho tiempo. Tiempo que quiero dedicar, como éste último año, a difundir la necesidad de investigación en oncología infantil y ayudar en la medida que pueda a los peques.

A veces, cuándo juego con mi hijo pequeño Biel, pienso si se acuerda de mí sin estar enfermo ya que justo tenia 4 años cuándo el cáncer despertó en mí cuerpo. Y muchos días todavía le tengo que decir que “esto no lo puedo hacer”, cosa me llena de coraje.

Por otro lado estoy, o mejor dicho he estado, eufórico. Pero ya está. Quiero decir que sí, que muy bien lo que hemos conseguido, pero ya vale de ponerse medallas. Trabajo hecho y a por otro como hacen los investigadores “non stop”, ya que no puedo parar aquí.

La investigación no tiene final, hay mucho trabajo por hacer y si no que me lo digan a mí. Mi cáncer también precisa de más investigación. Si todo va bien, al publicar este escrito habré hecho la sesión 59+1 de quimioterapia. Bueno habré hecho la 1. No las sumo porque, aún siendo todas de quimio, son tratamientos distintos.

El destino me lleva a empezar el nuevo ensayo de quimio al mismo tiempo que inicio la segunda temporada del proyecto. Los restos de euforia en el cuerpo hacen que afronte este nuevo tratamiento con la cabeza bien alta y con muchas ganas. Tengo ganas de ver con qué efectos secundarios tengo que paliar las sesiones. Tengo ganas que desaparezca el dolor que me acompaña ya hace días para volver a pedalear y hacer deporte. Ya sé que tendré días en los que volveré a ser un espectador de la vida, pero sé como aprovechar esos días ya que ahora lucharé por mí y mi familia, para ver si algún día puedo jugar con todos mis hijos a lo que les apetezca a ellos. Y también lucharé por un nuevo tumor pediátrico: el sarcoma de partes blandas. Yo puedo estar eufórico, pero no por lo que dejo atrás sino por tener un nuevo tratamiento en el que deseo que me toque el fármaco del ensayo y que me funcione. Hay puertas medio abiertas que no a todos los enfermos les funciona, pero para eso investigan: para abrir puertas.

Yo soy afortunado y he conseguido vivir con cierta calidad de vida aún teniendo cáncer, cosa que esta enfermedad no le permite a todo el mundo. Y al conseguirlo pienso que si puedo ayudar un poco a que los peques enfermos de cáncer puedan disfrutar más de la vida, yo me sentiré mejor.

Bien.. pues empiezo otra gimcana con el tratamiento, la enfermedad y el proyecto. De buen seguro que con los fármacos de hoy escribiré como ayer, pero no miremos más atrás. Miremos adelante y sigamos pedaleando juntos como hasta ahora para una buena causa que todavía no hemos conseguido llevar a la catedral.

XVR

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *