Cuerpo y mente

Ayuda a la investigación contra los tumores cancerosos infantiles

Cuerpo y mente

13 mayo, 2019 Notícia bloc 1

Antes de estar enfermo mi economía era mejor que la actual, aunque con 3 hijos y el coste de la vida en Barcelona el dinero ya volaba. Esta enfermedad tiene tantas ramificaciones que nos castiga hasta la cartera. Y lo hace de forma silenciosa, como también castiga el cuerpo. Pero cada día tengo más claro que el poder de la mente es fundamental para batallar cosas como ésta y otras…El deporte fortalece la mente, pero para hacer deporte con cáncer la cabeza ha de estar limpia. Y a menudo no es fácil.

Normalmente, cuando despiertas y has soñado algo que ves viable de llevar a término, o al menos de probarlo, el tiempo o el dinero te hacen abortar la idea, y te vas a trabajar un día más. Ahora es la salud la que no me permite trabajar, el cuerpo el que no me permite dar el paso adelante para hacer realidad mis sueños y esto es jodido. Ya no lo digo por el hecho de tener que aplazar el Camino de Santiago, que sí, me jodió mucho… lo digo por no poder organizar vacaciones en familia porque mi cuerpo vive en presente y no puedo hablar mucho de futuro.

El cuerpo aguanta muchísimo y la cabeza también si vas procesando bien las etapas de la enfermedad, aunque tienes que dosificar bien la fuerza mental para que no se agote como el cuerpo. Todo tiene un límite, el cuerpo el primero y por esto, cuándo tienes cáncer, has de aprender a vivir en presente más que nunca.

Esta semana la ansiedad ha sido un polizonte en mi mochila, y no es fácil darle la patada. No lo es porque hace 15 días que me dijeron que el cáncer está vivo en mi cuerpo. Tan vivo que en un mes y poco de vivir sin quimioterapia tengo nuevas afectaciones y que tenía que comenzar un nuevo tratamiento cuanto antes. Después de pruebas, analíticas y transfusión, cuando mi cuerpo ya cumple los mínimos para entrar en otro ensayo, te dicen que esperes una semana más para que la medicación llegue del extranjero.

Estos días he tenido que hacer bastante trabajo mental. He trabajado no poder llevar a cabo mi reto, o al menos intentarlo, cuándo ya me vestía de ciclista. También he asimilado que no puedo vivir sin quimio como ya me habían dicho. Luego me he preparado para ver de nuevo la decadencia en mi cuerpo, preparado para ver sufrir a mi cuerpo… ¡pero no! ¡Todavía no! Resulta que tengo que esperar más días para que llegue la medicación (debe venir con la huelga del metro). Días para que me programen y encuentre una butaca libre en un hospital colapsado por falta de medios y dinero, no por el espacio.

La verdad, no es fácil tener la necesidad de medicarte y no poder hacerlo. No lo es cuando tu cuerpo no lo permite, pero aún es más difícil cuándo te ponen palos en las ruedas. Esta semana me encuentro con todo tipo de problemas, hasta problemas de movilidad para llegar al hospital, mientras que dentro de mi cuerpo se está librando una batalla al más puro estilo ”Juego de tronos”.

Creo que alguna de las muchas pastillas que tomo llevan la paciencia como ingrediente. Y sé que soy afortunado de tener poca enfermedad si me comparan con otros enfermos. Pero la tengo! Tengo la suficiente para no saber si el sábado podré ver el partido de alguno de mis hijos.

Estoy cansado de cuerpo y de mente. Aún así, estos días también he tenido tiempo para pensar en la segunda temporada de “Delhospitalalacatedral“, y ya trabajo en ello. Pero he bajado el ritmo de ahora que tengo que mimar el cuerpo para darle menos trabajo a la mente.

XVR

 

Un comentario

  1. Daniel Garcia Martin dice:

    Xavi, ya se que tu lucha no tiene programación. Es continua de cuerpo y mente , pero seguro que tienes momentos para pensar en la segunda temporada. Adelante. Lo conseguirás. Eres fuerte. De verdad, lo conseguirás.
    Si todo va bien el día 31 comienzo mi aventurilla y espero acabar el 30 de junio. Para mi será una ayuda importante el tenerte como ejemplo de referencia de lo que debe ser una predisposición generosa con los demás sin pedir nada a cambio.
    Vamos » Admirable » te deseo lo mejor , cueste lo que cueste. Sigue luchando con todas tus fuerzas, físicas y mentales.
    Un abrazo.
    Dani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *