La acupuntura y la Doctora Wen

La acupuntura y la Doctora Wen

11 febrero, 2019 Notícia bloc 0

Te despiertas por la mañana abres los ojos y piensas… hoy si! hoy estoy de cojones! hacía días que no descansaba como hoy que bien! Hoy me voy a comer el mundo!…

A continuación te levantas, el baño, la ducha, desayuno y ya empiezas a tener un cansancio como si hubieses estado bailando toda la noche. Las piernas pesan como si llevases los plomos de un submarinista. Y entonces es cuándo tienes que hacer un trabajo mental para no quedarte en el sofá o en la cama, aunque hay días que no hay más remedio por mucho trabajo mental que hagas.

Eso es una mañana normal de una semana de quimioterapia. Eso es de las primeras cosas que aprecias.

Al principio de convertirte en enfermo de cáncer las amistades te ofrecen remedios, recetas y tratamientos de todo tipo, con humo y sin humo. Todo el mundo lo hace con buenas intenciones, aunque la mayoría no han probado lo que te dicen u ofrecen, pero ellos creen que han encontrado la panacea para ti. A mí me pasó y la verdad es que acabas con la cabeza saturada y unas cuantas cosas en casa de las que no pruebas prácticamente nada, pero no sabes decir que “no” sin que se lo tome a mal aquella persona que ha pensado muchas horas cómo ayudarte.

Yo siempre he creído en la medicina tradicional, en los hospitales, las vacunas y los médicos. Precisamente uno de los consejos que me llegó fué de un médico, el Doctor Josep Mª Masuet de Menorca. Un familiar por parte de mi mujer. Él me recomendó hacer acupuntura, más exactamente “acupuntura oncológica” y hasta me habló y recomendó a una persona concreta en Barcelona.

Josep Mª no está enfermo pero sí que había probado el efecto de las agujas. Es más: él también hace sesiones de agujas. No me lo pensé mucho. Supongo que me sorprendió que un licenciado en medicina, un “Doctor de pastillas e inyecciones” me recomendase algo que equivocadamente siempre hemos tenido como medicina alternativa, cuándo en realidad son totalmente compatibles, y supongo que yo también quería añadir algún complemento a la quimioterapia.

Así es como descubrí la acupuntura. Ya hace más de 2 años que hago, al igual que sesiones de quimioterapia. Cada semana que tengo tratamiento el lunes, cuando he pasado el bajón fuerte de la quimio y me deja la fatiga de piernas de recuerdo, es entonces, hacia jueves-viernes, que hago la sesión de acupuntura. Y os lo puedo explicar pero son cosas que se han de probar y descubrir. Parece magia más que medicina, ya que se trata de excitar o activar puntos de energía de tu propio cuerpo y provocar así una mejora de los dolores, fatigas y hasta del estado de ánimo.

Para mí ha sido fundamental en mi evolución. Mis oncólogas se cansaron de preguntarme si tenia hormigueo o entumecimiento de las manos ya que con el Abraxane, uno de los fármacos que tomo con la quimio, es lo más normal, y la gente no puede abrocharse los zapatos ni los pantalones, por no decir escribir. Pues, por lo que dice la Doctora Wen, mi acupuntora, es gracias a sus agujas. Y no lo dudo, ya que yo sé cómo entro arrastrando las piernas y cómo salgo de ágil.

En otras ocasiones ya os he dicho que me siento afortunado, y así es una vez más, ya que la Doctora Wen-Hsiu Hu Wen (doctora en medicina tradicional con un postgrado en oncología e infinita formación en acupuntura, entre otras cosas) me ha ayudado mucho en mi evolución. Y es que, aparte de las agujas, también es una enciclopedia abierta en alimentación. Y cuándo digo que me siento afortunado no es sólo por estos años, sino porqué durante mi travesía hacia la Catedral la Doctora Wen se desplazará algún día para hacerme sesiones de agujas y recuperar así las piernas, que aunque no habré hecho quimio esos días la fatiga acumulada en mi cuerpo será comparable.

Muchas gracias Doctora Wen-Hsiu Hu-Wen por estos dos años de tratamiento y de consejos.

XVR

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *