El regalo más valioso

Ayuda a la investigación contra los tumores cancerosos infantiles

El regalo más valioso

24 diciembre, 2018 Notícia bloc 2

Ya han llegado las navidades un año más, son fechas señaladas y fechas en las cuales acostumbramos a juntarnos con la familia, con los nuestros o con los que decimos que son de nuestra sangre y ahora nos toca disfrutar de esto. También son fechas dónde siempre encontramos y encontraremos a faltar a alguien en la mesa, pero “c´est la vie” dicen, no?

Hoy lunes dia 24 de diciembre tengo una sesión de quimio acompañada de transfusión de sangre. La quimio es la número 55 y la transfusión no lo sé ya que dejé de contarlas. La primera me costó de gestionar ya que parecía el principio del fín, pero no lo es. Simplemente una forma material que te demuestra que no estás sólo en esta lucha diaria. Dejé de contar las transfusiones cuando ya había recibido más sangre de la que el cuerpo humano tiene de origen. Hoy no creo que vaya a la cena de navidad ya que saldré cansado y con ese agrio que me produce la quimio recién entrada al cuerpo. Mejor descansar y así mañana martes (Navidad) estaré en mejores condiciones para juntarme con todos los que me puedo juntar, sean de mi sangre o no, que más da si mi sangre es vuestra.

No es que le quiera sacar protagonismo a la Navidad, simplemente le doy importancia a que un martes seamos capaces de parar el mundo y sentarnos en una mesa con el máximo de gente posible indistintamente de si es familia de sangre o no. Lo importante es hacer las cosas de corazón. En estas fechas señaladas a menudo olvidamos lo que pasa en el mundo y nos centramos en la familia. Está bien pero siempre podemos hacer más de lo que hacemos. Y muchas veces podemos hacer dos cosas a la vez, por que si solo hacemos una esto no funciona. Si yo sólo hago la quimio pero no me transfunden tu sangre hoy, mañana martes (Navidad) no me sentaré con mi familia ni a comer ni a recordar a los que estaban y ya no están, ni tan siquiera hablar de lo que pasa en el mundo.

La quimio me produce cansancio, pero aún así no me canso ni me cansaré de dar las gracias a todo el mundo que sabe hacer dos cosas. A la gente que piensa en los suyos, cómo tiene que ser, pero que al mismo tiempo piensa en los demás, y no sólo en fechas señaladas de hacer regalos sinó en el día a día ya que los hospitales no cierran de vacaciones. Los enfermos crónicos como yo no podemos descansar, y si vosotros no nos hacéis el regalo más barato pero al mismo tiempo más valioso de todas las navidades, nosotros no podremos sentarnos con los nuestros ni un martes ni un jueves ni ningún día. Es muy importante y necesario que donéis sangre. Vuestra sangre es mi sangre.

XVR

 

2 comentarios

  1. Ana María Revilla dice:

    Que cierto lo que has escrito, la gente no somos conscientes de la importancia de donar sangre, gracias a ello vas tirando. Una vez más me emocionas con tus palabras. Hoy me siento orgullosa con la foto que ha publicado Mónica veo que estás muy bien acompañado con tus tres hijos y Mónica. Un besado a los cinco, os quiero.

Responder a Ana María Revilla Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *