A las batas blancas

A las batas blancas

10 diciembre, 2018 Notícia bloc 6

En todos los gremios, comercios, empresas, etc.. te puedes encontrar con todo tipo de trabajadores y personas. No todo el mundo sirve para trabajar de cara al público, o no siempre tienes un buen día para hacerlo, porque cada uno tiene sus cosas. Pero hay un gremio que es especial: el de “las batas blancas” (médicas/os y enfermeras/os) ya en el post-operatorio me lo demostraron, y ahora que no puedo vivir sin dejar de ir al hospital de día os quiero dedicar este escrito para agradeceros vuestro trabajo.

Pronto hará dos años que empecé el tratamiento de quimioterapia con todo lo que comporta. En otros escritos ya he relatado muchos detalles de ello. Al principio es como entrar en el pasaje del terror, pero sin las risas de la salida, luego van pasando las semanas, meses, transfusiones, parones obligados… y aunque uno no viva en una aventura, esto es como entrar en un parque temático y subirse obligado a la montaña rusa más grande que nunca hubieses imaginado, llena de acontecimientos y emociones.

En estos dos años siempre ha habido el acompañamiento de las batas blancas, y el roce hace el cariño como dice el refrán. Alguien puede pensar que es vuestro trabajo y que ya cobráis por ello. Efectivamente es vuestro trabajo e indiscutiblemente vocacional donde los haya. No sé lo que os pagan ni me importa porque el cáncer no paga las horas extras y vosotr@s hacéis bastantes. Trabajáis con personas, aunque yo a veces pienso que parecemos mutantes de una película de terror por lo mucho que el cáncer nos va cambiando el cuerpo. También os toca camuflar o destapar lentamente las malas noticias. Todos los que estamos en esta lucha hemos recibido la peor notícia de nuestra vida de boca vuestra, pero con un tacto especial, humano más que profesional, cosa que a mí ya me ayudó desde el principio.

Trabajáis con personas, pacientes, enfermos, mutantes que desvarían continuamente y os toca vivir todo tipo de situaciones. Tan pronto uno te explica un chiste y te saluda con la peluca en la mano, como otro rompe a llorar o se orina en la butaca mientras hace la sesión. Pero en esos momentos duros para el enfermo y amargos para vosotras/os es dónde la bata blanca se transforma en una armadura de superhéroe. Y si la situación lo precisa frenáis de golpe el movimiento de la tierra y le dedicáis el tiempo necesario al enfermo. Quizá son 5 minutos, pero para el enfermo son mucho más, o a lo mejor aún aceleráis más el ritmo de trabajo para que parezca que no pasa nada anormal en el planeta. Todo depende de lo que necesite el mutante en ese momento, nadie lo sabe, no hay más instrucciones a seguir que las que salen de vuestra armadura. Una armadura que transforma las trabajadoras del pasaje del terror en superheroínas del mejor parque de temático que conozco.

A mí nunca me han gustado las películas de terror y de repente no se quién me dio un papel de protagonista en lo que para mí es un best seller de este género. Pero por suerte no me siento sólo cuando vamos rodando los capítulos, cosa que puede pasar cuando ruedas fuera de casa.

Por todo ello, os quiero decir que me siento afortunado de haber encontrado a unas superheroínas como vosotras con bata o con coraza. Y sí, quizá os han dado el papel de actriz secundaria en este culebrón, pero está claro que toda película que tiene éxito precisa de unos buenos actores secundarios para conseguirlo.

Pd: Os deseo mucha suerte para el 2019 y que nunca os den el papel de protagonista ya que como secundarias lo hacéis super bien.

XVR

 

6 comentarios

  1. Toni dice:

    Tienes toda la razón, en estas personas ves que hay cosas que no se pagan como con dinero y tienen una humanidad nada habitual…

    • xavi dice:

      efectivamente, mejor no tratar con ellas pero difícil no pasar por un hospital por algún motivo y descubrir como tratan a los enfermos. Es de agradecer.

  2. Glòria dice:

    Xavi,
    Has tingut sort amb la humanitat de les ‘bates blanques”com tu les anomenes.
    Elles a t’ajuden a tirar endavant en aquesta pel.lícula que estàs rodant, sense voler-ho, de protagonista.
    És molt important trobar-te amb persones que viuen la seva professió amb gran dedicació i carinyo fent el camí més planer

  3. Ana María Revilla dice:

    Las enfermeras de “vocación ” son esas personas llenas de humanidad, que es la mejor medicina para los enfermos , y eso por supuesto se agradece mucho, en esos momentos frágiles que todos tenemos . Ser agradecido dicen , es bien nacido, me gusta hables tan bien de Ellas. Un abrazo muy fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *