Más que deporte

Más que deporte

26 noviembre, 2018 Notícia bloc 2

Hay un claro protagonista en el proyecto del hospital a la catedral que es el deporte y todavía no le he dedicado ni cuatro líneas. Bien cuando el okupa entró en mi vida yo practicaba dos deportes que me gustaban mucho y me daban lo que necesitaba: la bicicleta y el aikido.

La bicicleta o btt me gustaba mucho, me recordaba cuando era joven e iba en moto por el Montnegre. Con la btt cuanto más salía mejor subía las montañas, aunque casi cada día acababa sacando el hígado por la boca, yo disfrutaba de pedalear y pasear por la naturaleza mientras quemaba el estrés semanal.

También había descubierto el aikido, mejor dicho, este me cautivó. De joven no había practicado artes marciales y la verdad, está muy bien. Tres días a la semana empezaba la jornada intensamente antes de salir el sol. Paciencia, educación física, elasticidad y defensa hacían que no faltase a una sola de las clases. Hasta tenía las llaves del dojo para calentar antes de clase.

Un mes antes de entrar a quirófano aún disfrutaba del deporte, ya con una prótesis en el colédoco (conducto biliar), hice la última carrera de btt y más que disfrutar sufrí mucho ya que era de un nivel superior al mío, aún así al llegar al punto dónde podía cambiar los planes y hacer el tramo corto con mi amigo Oscar no me rendí y continué lo que fueron 5 horas de “sufrimiento”, aquella fue la última salida en bici.

Con el aikido hice la última clase un miércoles y el viernes entraba en el quirófano.

Después de la intervención quirúrgica el deporte lo veía por la tele o en yotube, pero al paso del tiempo ni eso, me canse de ver cosas que ya no podía hacer, cosas del pasado.

En mis paseadas por el barrio me costaba tanto caminar que me imaginaba que iba en bici con el piñón del molinillo, esto hacía que no parase a medio camino, me daba constancia.

Mi bici la guardaba colgada en una de las paredes del taller y cada día que la veía quería dejarla de ver hasta que al final se la vendí a mi amigo Martí para que le diese un buena y nueva vida.

A las clases de aikido volví, primero como espectador, luego probé de hacer clase un par de días, pero ví que ya no puedo seguir el ritmo de la “gente sana”.

Pasó un tiempo, o mejor dicho fuí asimilando mi nueva situación con la paciencia que el aikido me había enseñado, hasta que me di cuenta que la vida no se trata de lamentarse por lo que no podemos hacer, sino de valorar mucho más lo que tenemos y podemos hacer.

Uno de los principios del aikido es “caminar siempre hacia delante”. Y a la que llevaba un mes justito de las quimios rebajadas y volví a reconocer un poco mi cuerpo volví a pedalear.

Alquilé una e-bike. No era el día idóneo ya que aún no había hecho limpio de la última sesión de quimio, pero me había comprometido, al mismo tiempo que me moría de ganas de pedalear. Cogí la bici en Sant Cugat y me perdí por la montaña que es lo que me apetecía, al rato, emocionado, eufórico como un niño cuando pedalea por primera vez me flipé y sin ningún miedo entré trialera arriba, hasta que me cogió una “pájara” y la vomitera amarga de la quimio participó en la aventura. Fué el único momento agrio del día. Aún así, el balance de la salida fue de un 10 para mí, ya que había descubierto que con una bici eléctrica podía pedalear de nuevo.

Existe un paralelismo entre sufrimiento y deporte, pero es positivo. Además de los beneficios físicos que nos aporta, la fuerza mental también evoluciona mucho. Muchas veces llevamos el cuerpo a unos límites impensables cuando entrenamos. Igual pasa con el cáncer o la quimioterapia, y siempre podemos recurrir a esos valores que nacen con el deporte y nos acompañarán siempre hasta los días que no podemos entrenar.

Gracias al deporte, los enfermos oncológicos como yo podemos hacer que el sufrimiento de la enfermedad se convierta en rutina.

XVR

 

2 comentarios

  1. Gonzalo dice:

    Pues empieza a entrenar ya que no vas a llegar ni a Sant Just, y con la que tienes liada….😅
    Yo en bici eléctrica, hasta me apunto!
    Força!

  2. Xavi dice:

    Ojo que tomo nota 😀😀.
    Fuera bromas, a primeros de año habilitaremos un espacio en la web para que se apunte todo aquel que quiera pedalear conmigo las etapas abiertas.
    Salida el 16 de Mayo
    Llegada el 1 de junio y los cuatro días anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *